La actividad física mejora tu rendimiento en el trabajo

La Actividad física, no solo incide en la calidad de vida de las personas, sino también en su rendimiento laboral.



Como ya sabemos, el ejercicio nos ayuda a mantenernos con buena salud por diversos factores, pero, además, es muy bueno para el ámbito laboral, ya que, al realizar alguna actividad física, aunque sea mínima, aumenta tu productividad.


El estrés laboral es uno de los enemigos que enfrentan los trabajadores día a día en sus trabajos, lo que afecta a su salud y rendimiento en el mismo.


Existen varios estudios que comprueban que hacer algún deporte te beneficia porque:

  • Disminuye el estrés laboral. Incrementa la producción de endorfinas, las mismas que se producen al escuchar música o bailar, o en sí, realizar alguna actividad que relaje la mente y ponga a funcionar el cuerpo.

  • Estimula la agilidad mental y la creatividad. Por ejemplo, al final de mi jornada laboral hago crossfit lo cual optimiza los procesos mentales para llevar a cabo cualquier tarea, al mismo tiempo que aumenta el flujo de sangre hacia el cerebro.

  • Incrementa tu confianza. Al trazarte una meta, por ejemplo, trotar diario 30 minutos, y la cumples, te sientes seguro. Esta confianza se verá reflejada en todos los ámbitos en tu vida, como en la toma de decisiones en el trabajo.

  • El ejercicio también te ayuda a acelerar tu metabolismo y liberar una gran dosis de adrenalina lo que te ayudará y te dará la energía y convicción necesaria para afrontar los retos laborales que se presentan día a día. Además, te ayuda a dormir y descansar mejor y cada día despertarte con más energías y sentirte más motivado.

  • Muy importante, aumenta tu autoestima. Una buena autoestima se transmite a las demás personas, lo que hace que confíen más en ti o, relacionado en el trabajo, que seas su primera opción para cualquier negocio, proyecto, etc.

  • Incrementa tu nivel de interacción para trabajar en equipo tanto en la oficina como en el deporte.

Muchos se preguntan cómo poder combinar el ejercicio con el trabajo, considerando el ritmo de vida que llevan. Éste, de hecho, es un gran problema para la mayoría de las personas, porque su jornada laboral es muy extensa, porque no tienen tiempo, o porque simplemente son perezosas.


El primer paso para lograrlo es tener el deseo de romper esa barrera y cambiarla.

Al salir del trabajo y te encaminas hacia tu hogar, seguramente verás varias personas en el trayecto trotando, corriendo o haciendo alguna actividad física, preguntándote cómo hacen para tener la energía y la voluntad para ejercitarse después de un día de trabajo tan ajetreado. Seguramente, ellos sacrifican algo que tu no quieres sacrificar, como por ejemplo las hamburguesas o las cervezas después del trabajo.

Por otro lado, hoy en día las empresas están impulsando programas de ejercicio físico en horarios de laborables, con el fin de que sus trabajadores estén con buena salud, tanto física como mental, e incentivar la actividad física. Una empresa que cuida a sus trabajadores es una empresa de éxito.


Estos programas de ejercicios en el trabajo se los conoce como pausas activas los cuales consisten en desconectarse del trabajo de 5 a 10 minutos con el fin de activar el cuerpo y relajar la mente con actividades, por ejemplo:

  • Estirar las articulaciones,

  • Respiraciones profundas para relajar la mente,

  • Movimientos con el cuerpo para generar energía,

  • Entre otros.

En definitiva, no pues tener excusa para practicar cualquier actividad física, ya sea dentro o fuera de tu trabajo, aunque tu trabajo te tome demasiado tiempo, es solo cuestión de empezar.

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo